jueves, 31 de marzo de 2011

HUNDIMIENTO DEL SANTA ISABEL (Por Susana Martinez)

Esta historia comienza en Barrasa a finales de 1920, este año las Navidades habían tenido otro sabor, sabían a despedida.
Dos hermanas empaquetan en baúles durante esos días todos sus recuerdos más queridos,  es el equipaje necesario para viajar a Argentina. Viajaran acompañadas de su  joven hermano, allí les espera su hermano  mayor que emigró hace años y les ha reclamado ahora… parece que la fortuna le sonríe.
Una madre se despide de tres hijos que rondan la veintena, es el momento de abrazar a la   familia, pues creen que pasaran años sin verse. Días antes de finalizar el año se dirigen a casa de sus tíos y primos que viven en la parte alta del pueblo, después de pasar la tarde recordando vivencias compartidas y cuando ya esta anocheciendo, se abrazan y se despiden entre lágrimas de desesperación ante lo inaplazable del viaje, pues al día siguiente viajan en tren a Bilbao  para tomar un barco, que les llevará con  el resto de tripulantes que en Cádiz toman un trasatlántico que va a Argentina.

Presas de la emoción en esos momentos,  entre lágrimas,  la más pequeña se viene abajo, no quiere hacer el viaje, quiere quedarse aquí y vivir siempre en su adorado Valle de Mena.  En un ataque de angustia dice: ¡ ojala se hunda el barco¡, en ese momento no sabe que sus deseos se cumplirán de la manera más cruel.

Hasta Bilbao fueron en el ferrocarril que tomaron en la estación de Mercadillo. 


En Santurce tomaron el barco Santa Isabel, era un barco moderno, dotado de todos los adelantos técnicos conocidos en la época.
Llevaba cuatro años surcando los mares y pertenecía a la Compañía Trasatlántica Española, cuyo presidente era el marqués de Comillas.

Llevaba a bordo 266 personas (188 pasajeros y 78 eran tripulación). 


Tenía 40 literas para pasajeros de 1ª Clase, 16 para los de 2ª y 400 para los de tercera.






El dia  2 de enero de 1921  se había desatado un fuerte temporal que dificultaba la navegación, el capitán ordeno a los pasajeros retirarse a sus literas y redujo la velocidad . Eran las dos de la mañana cuanto pasaba  a 200 mtrs de la isla de Salvora cuando inesperadamente embistió el buque contra unos bajos rocosos y empezó a hundirse de proa tras partirse el caso  en dos.
En ese lugar exacto se habían hundido ya varios vapores ingleses.
El vapor pidió auxilio, el radiograma se recogió en la estación de Fisterra,  pero cuando el operario pregunto por su situación ya no contestó  nadie.

El Santa Isabel se pone a pique dejando a la vista un tercio de la chimenea y el palo de proa. 


Murieron 213 personas,  entre ellos las hermanas, se salvo el chico joven de Barrasa y pocas personas más, entre ellas el capitán, que lograron sujetarse a unas tablas que flotaban.

Estaban a 5 millas de la costa, cuatro vecinas del pueblo de Salvora acudieron a socorrer a los náufragos, remaron en medio del temporal. Hallaron al capitán inmóvil sobre una tabla en medio del mar, se había quedado mudo.



Cuando más barcos acudieron a rescatar a los náufragos, y  entre ellos al joven menes y a los cuerpos de los ahogados, la tormenta ya había pasado y para entonces solo había en el mar una larga estela de maletas, muerte y desolación.


Sirva este recordatorio como homenaje a  unos meneses de Barrasa que buscando una vida mejor, encontraron la  muerte en el frío mar de enero.

Creo que nunca olvidare esta historia real que mi familia me contó, mientras alguien nos  recuerde no estaremos  muertos del todo.

Cuidado con lo que deseamos…. Quizás se cumpla.


SUSANA MARTINEZ  


Fotografias:
El Correo Gallego
Oskar Barcena


Enlaces relacionados:
El Titanic de Sálvora   (detrás de cada historia hay una leyenda negra).
Lugar del naufragio (foto)
Testimonio del capitan.     "Acurrucada en un rincón de la cubierta, una madre intentaba amparar y cubrir con su cuerpo a cinco infelices criaturas. Durante un tiempo las olas, furiosas y gigantes, parecían respetar aquel cuadro de ternura y amor. Cambió el viento, y el mar se abalanzó sobre las inocentes víctimas. Fue un momento de angustia sin igual ver como cada ola iba arrancando un hijo de los brazos de aquella madre, a quien ahogaba el dolor. Con el último de los hijos, al que abrazó desesperadamente, llevó el mar la figura más hermosa de madre que contemplé en mi vida"
Mujeres de Sálvora, heroínas olvidadas
El libro sobre la historia
La noticia en el periodico ABC

Después de un tiempo de estar este post en el blog se puso en contacto conmigo Vicente M. Salavert , un hombre que tenia algo mas que añadir a la historia de Susana Martinez  , no es que nos amplie la relación de este caso con la gente de Mena, pero la historia me gustó y creo que como me cuenta Vicente al final de su aportación es normal que el protagonista de su historia quede en el olvido despues de tanto años. Pero he visto que son asiduas y numerosas las búsquedas sobre este buque en las estadísticas del blog, así que aquí queda constancia de su relato y ojala haya suerte.... Gracias Vicente.
(copio su carta tal cual me la envió)


Hola Montse
Que yo sepa, un barco puede hacerse a la mar sin capitán, pero no sin radiotelegrafista.
Cuando zarpó el Santa Isabel, el radiotelegrafista que debía hacer la travesía estaba enfermo por lo que su puesto lo ocupó otra persona, Ángel Lozano. No sé si la sustitución se hizo porque le tocaba como suplente o porque se ofreció voluntario.
Al naufragar el Santa Isabel, Ángel Lozano no buscó la salvación sino que se hundió con el barco, enviando la señal de socorro hasta el último momento; algo similar a los míticos músicos del Titanic.
Su cadáver apareció sin la cabeza y pudo ser reconocido por un anillo bastante peculiar que había obtenido en Egipto. Estamos en 1921 y las pruebas de ADN aún no están ni tan siquiera en la imaginación de los científicos
La esposa estaba embarazada y quedó en la miseria. Parece ser que en esta época no hay seguros de vida y el Ayuntamiento de Alicante (Sesión del 20-01-1921) y la Asociación de Radiotelegrafistas españoles (según ABC de 13-01-1922) abrieron una suscripción popular para recaudar fondos como ayuda. Según el ABC de Madrid del 31-03-1922 (pág. 13) se alcanzó la cifra de 6000 pesetas.
El Ayuntamiento de Alicante (Sesión del 20-01-1921) puso su nombre a una calle nueva, que quedaba a las afueras de la ciudad. Tan a las afueras estaba que el final de la calle era un basurero. Actualmente la calle conserva el nombre y, aunque es una calle corta es muy céntrica.
Sobre Ángel Lozano se encuentran pocas referencias en internet. Algunas páginas han desaparecido y sólo quedan pequeñas referencias de hemeroteca del ABC. Es más, en el mismo Alicante, Ángel Lozano comienza a ser un desconocido. En el archivo municipal sólo queda constancia del acuerdo de la sesión del 20-01-1921.
Supongo que es normal que Ángel Lozano vaya quedando en el olvido pese a su innegable y reconocido heroísmo y calidad humana. Pero no por ello dejo de sentirme un tanto incómodo ya que además de su abnegación, Ángel Lozano, y aquí tienes la fiabilidad de la fuente, es mi tío abuelo.
Como cazadora de fotos antiguas quizá llegue a tus manos una foto de Ángel Lozano, aunque sea en grupo. Te agradecería me la hicieses llegar. Como así mismo –y eso ya sería el colmo de las casualidades- si obtuvieses información y/o fotos de su padre, mi bisabuelo Antonio Lozano Enríquez de Salamanca, último gobernador militar de Alicante que vivió en el Castillo de Santa Bárbara y del que ni el ejército sabe darme información.
Un saludo

Vicente M. Salavert


9 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad que es sorprendente la de historias y anécdotas que tenemos en mena a cada cual mas interesante y emotiva y esta es una de ellas...
gracias por compartirla susana!
(Zuara)

joselu dijo...

... muy bonita la historia... pero sobre todo muy buena la moraleja... ¡¡0j0 con lo que pedimos que puede que nos lo den!!...

Jose Antonio dijo...

Un saludo . Pasando el rato con el ordenador , me encuentro con una foto en la cual estoi yo , es la del santa isabel , yo soi el que construyo la maqueta del buque, gracias por publicarla pues mi intencion al hacerla fu, la de que nunca nos olvidemos, de que gracias a gente que emigro y muchas que murieron en el intento , Levantaron nuestro pais . un saludo de un gallogo.Si necesitais la maqueta algun dia la teneis a buestra disposicon,en vila garcia de arousa

TinkerBell dijo...

Jose Antonio, gracias por tu generoso ofrecimiento. Esta componente de Fotos Antiguas de Mena, suele pasar sus veranos desde hace años en La Guardia, Pontevedra, asi que si este año me acerco por ahi de nuevo, me encantara hacerte una visita y ver en persona esa obra maravillosa. Muchas gracias, tanto por tu ofrecimiento, como por el haberla realizado.
Ainhoa Garcia

susana dijo...

Quisiera agradecer a nuestro amigo José Antonio Barreiro Romero el detalle de enviarnos la lista de náufragos del Santa Isabel.
He localizado 4 pasajeros Meneses, dos lograron sobrevivir y dos fueron enterrados en Riveira.
NOMBRE
ANTONIO ARENAS CASTRESANA SUPERVIVIENTE
ALFREDO VARELA MOLINERO SUPERVIVIENTE
JUANA MOLINERO VILLASANTE 61 años enterrada en Riveira
NICOLASA VARELA MOLINERO 17 años enterrada en Riveira
(Molinero puede ser Molinuevo)
en la lista hay pasajeros con el lugar de nacimiento en Burgos, Espinosa,Bilbao,Torrelavega, Laredo .
Llama la atención el apellido

susana dijo...

Llama la atención el apellido Mallaviabarrena que pertenece a siete pasajeros que presumiblemente serian hermanos y embarcaron en Bilbao, aparecen como enterrados en Riveira.

Nani dijo...

Que historia tan bien guardada, Susana......Mereceria un hueco en: http://www.bancoderecuerdos.es/

Fotos Antiguas de Mena dijo...

Nani, este es nuestro banco de recuerdos menés, te parece poco?

Nani dijo...

Me parece genial, es nuestro banco de recuerdos menés...pero la iniciativa para que se investigue por el alzeimer me parece estupenda!!!